¡Envío gratis a todo México! - SI tienes dudas contáctanos por instagram @guayabalabmx

Probablemente te estás lavando la cara mal

WSJ Valdesolo, F. (2019, September 20) 

A medida que nuestras rutinas de cuidado de la piel se vuelven cada vez más elaboradas, aquí está lo último en sabiduría de limpieza de dermatólogos y expertos.

MI abuela de 94 años solo se lava la cara con agua tibia o, cuando se siente elegante, usa la crema fría original de Noxzema, que saca de su bote azul con los dedos, aplica una capa gruesa para luego quitar con un algodón. Su piel queda luminosa. Pero la mayoría de los dermatólogos probablemente se avergonzarían de su técnica. Si bien parece que lavarse la cara debería ser uno de nuestros ejercicios de belleza más simples (lavar, enjuagar, seguir adelante), nos hemos vuelto más obsesivos con nuestros regímenes de cuidado de la piel, y ha adquirido mayor importancia. Bajo esta nueva tendencia, surge la pregunta: ¿Lo estamos haciendo mal? es decir estamos exagerando.

La fijación en la limpieza que se nos fue enseñada desde corta edad puede ser la culpable de nuestro deseo colectivo de una piel inmaculada. "La limpieza impecable no es un signo de salud de la piel ... nuestra obsesión con ese sentimiento esta destruyendo la barrera natural de nuestra piel", dijo la Dra. Whitney Bowe, dermatóloga de la ciudad de Nueva York y autora de "Dirty Looks”.

Cuando esa delicada barrera protectora se ve comprometida, la piel puede sentirse deshidratada, reactiva y experimentar afecciones inflamatorias como el acné. Si bien el lavado excesivo puede ser el culpable, también lo puede ser el lavado con productos que son demasiado fuertes. El manto ácido de un cutis saludable (la película en la superficie de la piel) tiene un pH de alrededor de 4 a 5,5, y un limpiador ideal debería tener un nivel de pH similar.

Es por eso que Emily Parr, cofundadora de HoliFrog, una nueva línea de limpiadores faciales, eligió incluir el nivel de pH de todos los productos en sus etiquetas.

La limpieza es siempre el primer paso para el cuidado de la piel, lo que subraya su importancia. "Puede establecer el tono para el resto de su rutina", dijo Alicia Yoon, fundadora de la línea de cuidado de la piel Peach & Lily. "Si la piel no se limpia bien...otros productos pueden no absorber con la misma eficacia, y si un limpiador es demasiado abrasivo...la piel enfrenta una batalla cuesta arriba". Al considerar los limpiadores, es útil observar algunos parámetros: elige un producto espumante para piel más grasa, lechosa o con base de gel para pieles secas, un aceite o bálsamo si eres amante del maquillaje. Sin embargo, estas no son reglas duras y rápidas; Lo más importante es cómo un producto hace que tu piel se sienta. "Cuando nos limpiamos, nuestra piel debe sentirse hidratada, suave y nutrida, no apretada", dijo el Dr. Bowe.

El método también importa. La Sra. Yoon quien defiende la doble limpieza, un elemento básico en el cuidado de la piel coreana: primero use un limpiador a base de aceite para disolver el maquillaje y las impurezas grasas; sigue con un limpiador a base de agua para remover el sudor, la suciedad y las impurezas a base de agua. Por su parte, la Dra. Bowe no está convencida de que la doble limpieza ardua y potencialmente seca sea para todos. Ella cree que los usuarios frecuentes de maquillaje pesado podrían beneficiarse de él, y podría instar a las mujeres que viven en ciudades particularmente contaminadas a considerarlo algunas noches a la semana.

La experta en belleza de San Francisco, Kristina Holey, puede no pensar que una doble limpieza es esencial, pero sí ve un beneficio al dedicar más tiempo al proceso. "Puedes usar la limpieza como una excusa para masajear y estimular la circulación y el drenaje en la cara", dijo Holey, a quien le gusta hacer círculos pequeños con presión variable sobre el cuello y toda la cara.

Cuando se trata de un limpiador con más ingredientes activos (como los ácidos alfa hydroxi, el dermatólogo de Nueva York, el Dr. Joshua Zeichner, les dice a sus pacientes que lo mantengan en sus caras el tiempo suficiente para recitar el alfabeto y luego enjuagar. Para enjuagar, use agua tibia (nunca caliente; demasiado seca), luego toque suavemente la piel hasta que no esté completamente seca (los productos se aplican mejor sobre una superficie húmeda).

El consejo de limpieza más importante puede ser este: "Escucha a tu piel", aconsejó la Sra. Yoon. Y si a veces no quieres nada más que agua, Holey, por ejemplo, no cree que sea una mala idea. "La piel se renueva, por lo que interponerse demasiado puede ser más perjudicial que beneficioso con el tiempo”, agregó. Una idea que mi abuela ciertamente podría respaldar.

Valdesolo, F. (2019, September 20). Obtenido de  https://www.wsj.com/articles/youre-probably-washing-your-face-wrong-11568992522

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados